Nueva fase en el proceso de mejora del paso de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo

La Junta de Gobierno de la Hermandad de la Resurrección ha acordado ejecutar una nueva fase dentro del proceso de ampliación y mejora del paso de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo que se viene acometiendo desde hace varios años. En esta ocasión, se realizarán cuatro nuevas esquinas para la canastilla del paso que vendrán a sustituir a las primitivas y que le otorgarán un mayor volumen al conjunto. Para ello, la hermandad volverá a confiar en los artistas que ya han venido trabajando con nosotros en las anteriores etapas de este proceso. Así, la ejecución de estas nuevas esquinas llevará la firma de Francisco Verdugo (talla en madera), Manuel Martín Nieto (imaginería) y Antonio Urbano (dorado).

En concreto, se ejecutarán unas nuevas esquinas para el canasto a modo de capillas que serán realizadas por el tallista sevillano Francisco Verdugo, siguiendo el modelo que puede verse en las fotografías que se adjuntan. Dichas capillas irán totalmente doradas y estofadas en oro de ley del mismo valor y tono que se ha utilizado en las anteriores fases de esta ampliación y cuyo proceso será llevado a cabo por el cordobés Antonio Urbano. En la ménsula inferior de estas capillas irán colocados unos angelotes con unas alegorías a la Pasión y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

esquina 1 esquina 2

De igual modo se ha acordado que sea N.H.D. Manuel Martín Nieto quien lleve a cabo la realización de estos cuatro angelotes que irán sobre las ménsulas de las cuatro esquinas. Para ello, la Junta de Gobierno convocó un concurso de ideas restringido por invitación, cursada a varios artistas de reconocido prestigio, optando finalmente por la iniciativa presentada por Martín Nieto que se adaptaba a la perfección al programa iconográfico aprobado por el propio Cabildo de Oficiales en noviembre del pasado año.

Firma (1) Firma (2) Firma (3)

Las imágenes se realizarán en madera de cedro real debidamente tratada para poder ser trabajada y garantizar su resistencia al paso del tiempo con una altura aproximada a los 50 cm de altura. Después de esculpida la imagen será preparada antes de administrarle la policromía, que consta de diversas aplicaciones de veladuras y capas de óleo, según marcan los cánones de la escuela barroca andaluza. Las alas y los sudarios de cada ángel serán estucados, estofados y dorados, al igual que la nube de cada ángel. Policromados al óleo serán las carnes de los angelotes y el cabello.

PROGRAMA ICONOGRÁFICO

El programa iconográfico para las nuevas esquinas de la canastilla es el siguiente:

  • Ángel delantero derecho (izquierda del espectador): sostiene una gran cruz con una mano y con la otra la corona de espinas y los tres clavos. A sus pies, un pelícano abre su pecho para alimentar a tres crías.
  • Ángel delantero izquierdo: con una mano sostiene un cirio pascual encendido (de talla), adornado con el crismón, y con el otro brazo sujeta una cesta con un pan y un pescado. A sus pies, un ave fénix.

En conjunto, las dos imágenes despliegan de forma paralela y complementaria grandes conceptos de la Pascua: la Cruz y la Luz, la Pasión y la Entrega, la Muerte y la Vida. Ambas, también, contienen símbolos de la Eucaristía, titular de la Hermandad.

  • Ángel trasero izquierdo (izquierda del espectador): presenta al espectador el paño de la Verónica con la Santa Faz. Junto a él, una serpiente de bronce enroscada en un asta de madera.
  • Ángel trasero derecho: extiende ante el espectador la parte de la Síndone en la que se reconoce el rostro y el torso del Crucificado. A sus pies, un  pavo real (con la cola plegada) bebe de un cáliz.

Las dos imágenes de la trasera nos muestran, en paralelo, dos representaciones tradicionales del Señor, dos rostros de Cristo: una en plena Pasión y otra en el sepulcro donde resucita. Son por un lado contrapuestas –en cuanto representan al Jesús sufriente y al Jesús que ya no está en el sepulcro–, pero por otro son sucesivas, en clara referencia a que el Misterio Pascual no lo componen dos momentos inconexos, (nótese que, ciertamente, la imagen de la Síndone es la de Jesús muerto) sino íntimamente relacionados en su naturaleza y efectos.

Acompañan a los ángeles dos últimos símbolos zoomorfos conceptualmente contrapuestos (la serpiente y el pavo real, de nuevo muerte redentora y vida eterna), que pueden interpretarse de forma jeroglífica cuando son considerados junto a las otras dos representaciones animales de la delantera:

Cristo, que entregó su sangre y su vida (como el pelícano) elevado en la Cruz para salvación de todos los que lo miren (como la serpiente de bronce), con su Muerte y Resurrección (alegoría del ave fénix) abre las fuentes de la vida eterna (desde el cáliz que bebe el renovado e incorruptible pavo real) a todos sus discípulos (nosotros, los que contemplamos el paso).

ángel 1 ángel 8 ángel 7 ángel 6 ángel 5 ángel 4 ángel 3 ángel 2

PLAZOS

El proceso completo de estas nuevas esquinas comprenderá un plazo de tres años. Así, entre el último semestre de 2017 y la Semana Santa de 2018 se realizará la talla de las cuatro esquinas en el taller de Francisco Verdugo. Posteriormente, se trasladarán al taller de Antonio Urbano en la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera para acometer la fase de dorado. Asimismo, entre el segundo semestre de 2018 y el primer semestre de 2019 se llevará a cabo la fase de ejecución de los cuatro angelotes que se situarán sobre las ménsulas de las esquinas en el taller de N.H.D. Manuel Martín Nieto. De este modo, el conjunto completo se estrenará en el Domingo de Resurrección del año 2020.

LA AMPLIACIÓN DEL PASO DEL SEÑOR

El proceso de ampliación y mejora del paso de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo se inició en el año 2012, cuando la Junta de Gobierno acordó la ejecución de este proyecto. Desde entonces, las distintas fases que se han acometido han consistido en la realización de una nueva parihuela de mayor tamaño, la elevación de la canastilla mediante un moldurón dorado de 3 centímetros y la realización de un monte en la mesa del canasto para elevar el sepulcro, todo ello en el taller de Juan García Casas en La Rambla. Asimismo, en el taller de Francisco Verdugo, se ejecutaron las cuatro nuevas esquinas de los respiraderos, las cuatro maniguetas y los seis de candelabros de guardabrisas de las esquinas y los laterales. El dorado de los nuevos elementos ornamentales fue ejecutado por Antonio Urbano. Estas primeras fases concluyeron en la Semana Santa de 2015 y a ellas se añadirá esta de reciente aprobación que permitirá la mejora de las cuatro esquinas de la canastilla.

Comparte con tus amigos.