Paso de Cristo

El paso del Señor de la Sagrada Resurrección fue diseñado y tallado en 1973 por José Martínez, aunque profundamente reformado en el periodo 2013 – 2016. Lleva parihuela de madera de cedro realizada por Juan Amador García Casas en su taller de la localidad cordobesa de La Rambla. Está dotada con ocho trabajaderas donde calzan cinco costaleros, lo que permite la entrada de 40 hombres.

Respiraderos, canastilla, y sepulcro son ideas del propio Martínez, quién también talló los relieves y cartelas, todas relacionadas con el origen de la Hermandad así como del tiempo litúrgico representado en nuestro Misterio. Cada respiradero sigue una estructura similar: paneles calados rectangulares de ornamentación vegetal, con cartela central y caídas triangulares de similar ornamentación, separadas por cabezas de ángeles.  Asimismo, la canastilla es un ancho friso  de hojarasca y perfil curvilíneo con cartelas en el centro y los extremos, hasta un total de ocho y rematadas las primeras por la corona real y por ángeles las segundas. El friso se enmarca en molduras lisas y talladas. Todo el perímetro del paso es rodeado por una crestería rocalla. Originalmente el paso llevaba cuatro jarras de flores en las esquinas y dos más pequeñas en los costeros, pero fueron suprimidas en 1977 pasando a formar parte del ajuar de cultos internos de la Hermandad.

El conjunto fue dorado en su totalidad en 1980 por Luis Martínez y restaurado por Artesanía Arosa en 1998. Sin embargo, la reforma más importante tuvo lugar en 2013. Ese año, Francisco Verdugo talló unas nuevas esquinas más acorde con las dimensiones de la nueva parihuela estrenada ese mismo año. El propio Verdugo es el autor de las  maniguetas (terminadas en color caoba) y de un nuevo juego de candelabros de nueve puntos de luz en las esquinas y cinco en los costeros al año siguiente. Esquinas y candelabros fueron dorados en 2013 y 2014 por Antonio Urbano Albalá en la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera.

Comparte con tus amigos.