Historia

1969-1972: Gestación y nacimiento.

La Hermandad de la Resurrección nace en 1969 en el Colegio de La Purísima de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, en la sevillana calle San Luis. Sus antecedentes hay que buscarlos en octubre de 1937, año en que se fundan tanto la Asociación La Salle de Antiguos Alumnos, en cuyo seno nacerá años más tarde la Hermandad, como la “Hermandad de la Invención de la Santa Cruz y de la Divina Pastora”, que llegó a sacar en procesión con todos los alumnos y profesores de La Purísima un paso con la Santa Cruz y otro con la Divina Pastora, por el barrio- Se intentó que llegara a erigirse como Cofradía de Penitencia del Colegio pero no se consiguió. Otro intento similar se hizo en 1945, también sin éxito. Para el tercero y definitivo hay que esperar veinticuatro años.

A comienzos de 1969, varios antiguos alumnos y padres de familia, dinamizadores de la Asociación La Salle, realizan una nueva tentativa de crear una cofradía de penitencia que, sin renunciar a las tradiciones sevillanas, diera continuidad a las actividades culturales y sociales de la Asociación La Salle, que empezaba a decaer.

En un primer momento se piensa como titulares en un Crucificado y en la Dolorosa de Astorga del cercano Convento de Capuchinos, pero pronto surge la idea de escoger como titular la Resurrección de Jesucristo, de manera que, uniéndola a la devoción a la Santa Cruz, se pudiera dotar a la Semana Santa sevillana de un colofón acorde con los tiempos eclesiales inaugurados en el Vaticano II. Es significativo que en el acta de la sesión en la que se aprueba el primer borrador de Reglas, y vinculándolo a la Hermandad de la Invención de la Santa Cruz antes citada, se hace constar que “la comisión organizadora de la Hermandad de la Resurrección de Jesucristo y Nuestra Señora de la Aurora acuerda por unanimidad volver a dar culto a la Santa Cruz, símbolo de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo”. Significativo, porque desde su origen la Hermandad se plantea ser cofradía de penitencia que presente a Sevilla los dos aspectos inseparables del Misterio Pascual: la Pasión y la Resurrección de Jesús.

La Comisión Organizadora, nacida como un grupo de trabajo dentro de la propia Asociación La Salle, se constituye en marzo de 1969, y a finales de septiembre adquiere una imagen de Virgen Dolorosa, tallada por Jesús Santos Calero, antiguo alumno del Centro, que es expuesta en el Colegio el 19 de octubre de 1969, a la vez que se abre la inscripción de Hermanos, que alcanza ese día el número de 134. La Dolorosa es bendecida en la Capilla del Colegio el 18 de enero de 1970 bajo la advocación de Nuestra Señora de la Aurora.

Los meses posteriores se dedican, además de a poner en marcha diversas actividades y cultos, a elaborar las Reglas que permitan la aprobación canónica de la Hermandad. El primer borrador es aprobado por la Comisión el 30 de abril de 1970; ese día se le da nombre a la corporación: “Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, María Santísima de la Aurora y San Juan de la Salle” y se aprueba el aspecto de las túnicas: de capa, blancas, con “antifaz de color azul, de setenta centímetros sobre la cabeza”. Sin embargo, debido al rechazo de diversos sectores eclesiales y cofradieros, el proyecto hubo de rehacerse, suprimiendo los aspectos penitenciales, consiguiéndose la aprobación de Reglas como Hermandad de Gloria el 19 de marzo de 1972. El 7 de abril de ese mismo año se convoca Cabildo General de Elecciones, del que sale elegida la primera Junta de Gobierno de la Hermandad, encabezada por José Luis Núñez González.

1972-1981: Hermandad de Gloria.

En enero de 1970 se había propuesto, y se desechó, la idea de adquirir cierta imagen de Resucitado existente en la localidad malagueña de Archidona. Ahora, recién elegida la Junta de Gobierno en 1972, se plantea la necesidad de tallar la mejor imagen posible de Jesucristo en su Resurrección. Por eso se dirige al más prestigioso imaginero local de la época, Francisco Buiza Fernández, a quien traslada las líneas iconográficas que debían guiar la talla. Las dificultades conceptuales y técnicas se suceden, pero la imagen puede ser, finalmente, bendecida el 14 de abril de 1973, días antes de la primera salida procesional, que tiene lugar el 22 de ese mismo mes.

Siguen varios años de consolidación de la Hermandad, con diversos periodos de actividad, unos más intensos que otros. En 1978 el Cabildo General decide la sustitución de la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, adquiriéndose la nueva efigie al imaginero Antonio Joaquín Dubé de Luque. La bendición tiene lugar el 29 de octubre de dicho año, fecha en la que también se procede a inaugurar la primera Casa Hermandad, junto al Colegio de La Salle.

A partir de ese momento, todos los esfuerzos se centran en conseguir la aprobación como corporación penitencial, volviendo a presentar a la Autoridad Eclesiástica, con mayor precisión ahora, las razones que justificaban la existencia en Sevilla de una Cofradía de Penitencia que presentara unidos los dos aspectos del Misterio Pascual. El 12 de octubre de 1981, el Cardenal-Arzobispo de Sevilla, D. José María Bueno y Monreal, decreta que la Hermandad añada a su dimensión de Gloria las de Cofradía de Penitencia y Hermandad Sacramental, autorizando a efectuar Estación a la Catedral vestidos sus nazarenos con túnica en el contexto de la liturgia del Domingo de Resurrección, e invitándola a ser “el exponente completo y la culminación de todo el Misterio Pascual de Jesucristo Nuestro Señor”. Además, tres días más tarde, emite el Cardenal un nuevo decreto por el que se concede a la Cofradía el uso exclusivo de la Iglesia de Santa Marina, abandonada –incluso concluida la restauración en 1970– desde el incendio de 1936.

1981-1992: Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos.

Un sector del mundo cofrade protestó vehementemente por la inclusión de la Hermandad en la nómina penitencial, solicitando en marzo de 1982, a través del Consejo de Hermandades, la revocación del Decreto; tras dos plenos de Hermanos Mayores, el asunto se resolvió a favor de la Hermandad.

Junto a este problema, breve en su resolución aunque permanente en sus consecuencias, nace otro que marcará el devenir de la Hermandad durante diez años, cual fue la destrucción de la techumbre de la nueva Sede el 8 de diciembre de 1981, a causa de un nuevo incendio. Esto obliga a efectuar la primera Estación de Penitencia de nuevo desde el Colegio de La Salle, el 11 de abril de 1982. La Cofradía realiza su Estación bajo la lluvia; excepcionalmente, entra en la Catedral por Palos, saliendo por San Miguel, pero sin recorrer luego la Carrera Oficial completa, lo que sí se hace a partir del año siguiente.

Dos grandes metas se plantea la Hermandad en este período: la restauración de Santa Marina y el paso de palio de la Virgen de la Aurora. Aunque la Hermandad realiza en Santa Marina pequeñas obras para evitar males mayores, la envergadura de la restauración escapa a su capacidad, por lo que sólo la Administración pública puede hacerse cargo del proceso. Éste se ve ralentizado, sobre todo, por el traspaso de competencias desde el Ministerio de Cultura a la Junta de Andalucía, de manera que las obras de emergencia se demoran cuatro años y la primera fase de la restauración no concluye hasta 1987. El 7 de abril de este año se recupera oficialmente el uso del edificio, y el Arzobispo hispalense, Fr. Carlos Amigo Vallejo, procede tal día a bendecir el templo, que pone bajo la advocación de “Santa Marina y San Juan Bautista de La Salle”, trasladándose en ese momento la sede canónica de la Hermandad. Posteriormente, se procede a una segunda fase de obras, por lo que la Hermandad atraviesa una etapa itinerante, con anuales traslados desde su nueva sede a la antigua. La estancia se hace definitiva en 1991, al darse por terminada la segunda fase.

Paralelamente, las sucesivas Juntas de Gobierno se esfuerzan por iniciar y completar el paso de palio de Nuestra Señora de la Aurora. El proceso comienza oficialmente el 6 de mayo de 1983 con la aprobación del proyecto de Antonio J. Dubé de Luque. La primera realización concreta, la peana (obra, como toda la orfebrería, de los Hermanos Delgado López), se bendice el 22 de octubre de 1987. Lentamente se va completando la obra, grandiosa y bellísima, hasta que el 14 de enero de 1992 se decide incorporar el paso de palio a la Estación a la Catedral, hecho que tiene lugar el 19 de abril de 1992.

La última década del siglo XX y la actualidad.

Los años noventa vienen marcados por un progresivo incremento de actividades y por diversas iniciativas, algunas de las cuales constituyen aún retos para el futuro, así como un proceso de maduración que se mantiene hasta hoy día.

Tras el estreno del paso de palio de 1992, se acometió la primera restauración de la imagen de Jesucristo en el misterio de su Sagrada Resurrección, a cargo de Juan Manuel Miñarro, centrada en limpieza y reparación de grietas poco profundas. Desde 1993 y hasta 1996 Santa Marina fue sede de la Hermandad de Los Javieres por durante las obras de restauración en su templo, lo que posteriormente originó el hermanamiento con esta Corporación en 1996. En ese mismo periodo se celebraron los actos conmemorativos del XXV Aniversario de la Fundación de la Hermandad, que entre los que destaca el traslado a Santa Marina de la imagen de María Santísima del Amor, nueva advocación de la primitiva dolorosa de la Aurora tallada por Jesús Santos, el 15 de octubre de 1994.

Además de seguir estrenando y mejorando diversos enseres tanto para la estación de penitencia como para la iglesia de Santa Marina, cabe destacar: la apertura diaria del templo para la oración y visita cultural (1998); la inauguración de la planta baja de la nueva casa hermandad (2000); la celebración con diversos actos del 25 aniversario de la bendición de la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, entre ellos el solemne pontifical del 29 de octubre presidido por el recién nombrado cardenal, fray Carlos Amigo Vallejo (en la que fue su primera misa como príncipe de la Iglesia en una hermandad sevillana) (2003); y la finalización de la rehabilitación del almacén de calle Padre Manjón (2004).

El 30 de octubre de 2004 tiene lugar un Cabildo General que aprueba unas Reglas totalmente renovadas. Son ratificadas por Decreto del Arzobispado del 13 de junio de 2005, y entre las novedades, destaca la incorporación de dos nuevos Titulares: María Santísima del Amor y Santa Marina.

El 15 de enero de 2005, el Cabildo General Extraordinario aprueba solicitar de las autoridades competentes el traslado de la Estación de Penitencia al Sábado Santo. La solicitud es denegada por el Consejo de Cofradías por resolución del 20 de junio de 2005. El 6 de marzo de 2006 el Vicario General del Arzobispado autoriza el adelanto de la Estación de Penitencia hasta las 2 de la madrugada, si bien aplaza la entrada en vigor de su autorización hasta que Hermandad y Consejo de Cofradías lleguen a un acuerdo. Ésta solicitud marcará el devenir de la corporación en los años venideros.

Entretanto, se traslada el Santísimo a la Capilla Sacramental, concluida la reapertura del arco de acceso desde la nave a la capilla (2006), se bendice la imagen de Santa Marina, de Miguel Ángel Pérez y Ricardo Llamas con una procesión extraordinaria por las calles de la feligresía (2007) y la de San Juan Bautista de La Salle, también de los mismos autores (2008). El patrimonio sigue creciendo con la construcción de retablo mayor para el templo (2009-2012) y el comienzo del proceso de ampliación del paso de la Sagrada Resurrección (2013).

Galería

Comparte con tus amigos.

    Deja un comentario