Paso de Palio

PARIHUELA.
Estrenada en 2006, está realizada en acero inoxidable galvanizado por el taller de Orfebrería Andaluza de Manuel de los Ríos. Tiene una capacidad para treinta y cinco costaleros, dispuestos en siete trabajaderas donde calzan cinco hombres en cada una.

PEANA.
Fechada en 1987, es la primera pieza del paso de palio que llega a la Hermandad desde el taller de los Hermanos Delgado López. De planta rectangular, sus tres frentes presentan perfil cóncavo y se elevan sobre moldura lisa y cenefa de acanto. Cada frente se decora con dos paneles de róleos foliáceos que se enmarcan en una cartela central. La frontal alberga el escudo de la Hermandad, la derecha racimos de uvas y la izquierda, espigas. De cada una pende una guirnalda de hojas, flores y frutos. Sobre dos salientes de la base en sus ángulos delanteros, dos angelotes de pie sostienen sendas jarras.

VARALES.
Realizados entre 1988 y 1990 por los Hermanos Delgado López, fueron donados íntegramente por familias de la Hermandad. Las doce piezas se inician en un basamento de copa repujada con decoración vegetal y geométrica, donde cuatro cartelas coronan su parte superior, figurando en la delantera el escudo de la Hermandad. Dos ángeles ricamente vestidos y volando sostienen sendas guirnaldas. De una semiesfera gallonada parte un varal compuesto de cuatro cuerpos: un fuste salomónico de racimos y espigas, una balaustrada, un cuerpo recto y otro estriado acabado en un capitel.

CANDELERÍA.
Realizada en 1990 por el taller de Hermanos Delgado López, se compone de 96 piezas dispuestas en 7 tandas de decreciente tamaño. El candelero parte de un trípode macizado, con tres volutas lisas de apoyo rematadas por decoración vegetal. Cada frente sustenta una tarja oval, rodeada de roleos vegetales, en cuyo frontal lleva cincelado el escudo de la Hermandad. El cuerpo adquiere forma de balaustre. La arandela se decora con seis espejos unidos entre sí por hojas de acanto, decoración que también está presente en el cubillo.

CANDELABROS DE COLA.
Ambas piezas fueron cinceladas en 1991 por los Hermanos Delgado López en su taller de la calle Goles, y se componen de un tronco central sostenido por dos ángeles desnudos, y del que parten siete brazos, donde se combinan tramos de tubo decorado vegetalmente con nudos lisos. Todos terminan en un guardabrisa rematado con su coronilla. Del último brazo parten otros siete más pequeños, también culminados con guardabrisas. El tronco central finaliza en un capitel sobre el que arrodilla un desnudo angelito en cuya mano sostiene otro guardabrisa.

RESPIRADEROS.
Las cuatro piezas fueron realizadas en 1992 obra del mismo taller que el resto de la orfebrería. El frontal se organiza en torno a una capilla central que alberga la imagen de la Inmaculada Concepción, patrona del Colegio de la Purísima de la calle San Luis. Un relicario en forma de viril (y sostenido por dos ángeles coronan la capilla) contiene una reliquia de San Juan Bautista de La Salle. A dicha capilla la escoltan dos arcángeles: uno con un cirial y otro con una cruz, y sendos escudos en las manos, flanqueados ambos por columnas abalaustradas de orden compuesto. El resto del frontal lo ocupan dos paños de malla de oro con decoración vegetal, que parte de un jarrón central rematado por una rosa. Estos dos paneles tienen un marco ondulante, que hace que su línea inferior sea avenerada. La pieza frontal alberga también las dos esquinas delanteras, que son dos capillas de planta semicircular levantadas sobre ménsulas de acanto y que contienen a los Evangelistas Juan y Lucas

Al igual que el frontal, los costeros se crean en base a una capilla central. En el derecho tenemos la imagen de San Juan Bautista de La Salle, y en el izquierdo a Santa Marina. A éstos santos les escoltan varios arcángeles, que portan elementos tales como un Sinelabe, el Guión Sacramental, el Estandarte y una bocina, además de cartelas con escudos. A diferencia del frontal, los paños de decoración son cuatro en lugar de dos, separados por capillas en las que figuran pequeños seises.

La trasera solo contiene las esquinas, que son idénticos que en la delantera, figurando en éstas San Mateo y San Marcos.

JARRAS.
Las 18 piezas fueron cinceladas en 1992 y 2003. El juego se compone de 10 pequeñas, 2 medianas y 6 grandes, todas ellas obras de Hermanos Delgado López.

Cada una tiene dos cuerpos. El inferior es una copa  sobre basamento de madera negra, resuelto en varias molduras con un tondo central de de hojarasca cincelada. Un gollete cilíndrico sirve de base para una subcopa de tornapuntas vegetales, acanto y gallones que compone un vaso muy abierto. Dos ángeles a juego con los de los varales se sujetan a jarra sosteniendo una guirnalda de flores. El segundo cuerpo  es el cierre de la copa, y está hecho de varios anillos lenticulares y de decreciente tamaño, que dan paso a un gollete similar al del basamento.

LLAMADOR.
Realizado en 1992 por Manuel de los Ríos bajo el diseño de Antonio Santiago, es la única pieza de plata del paso de palio. Se compone de dos cubos  con imágenes en capillas cinceladas, unidos entre si por un puente de decoración vegetal en cuya parte central figura una cartela con el escudo de la Hermandad.

BORDADOS.
Fue realizada entre los años 1991 y 1992 por el taller de José Ramón Paleteiro Bellerín, aunque posteriormente fue modificada en 2010 por Ildefonso Jiménez.

Las cuatro piezas de bambalinas están realizadas en malla de oro con bordados en aplicación (aunque con piezas en oro) y con sedas de colores. La pieza central se divide en tres paños de perfil mixtilíneo, siendo el central mas ancho, estando todo rematado con un fleco de bellota de oro. El paño central dispone de multitud de roleos y salpicados de flores, dibujándose una alegoría de la Virgen María: un tallo de azucenas timbrado por la corona Real. Cada pieza lateral de la delantera tiene como centro jarrones bordados en oro de mediano relieve y de los que brotan flores de colores y tallos serpenteantes. Una cornisa de rocalla vegetal mas elevada en el centro corona ésta bambalina. La trasera es idéntica a la delantera, salvo el motivo central: la jarra de azucenas da paso al Signum Fidei, el escudo de los Hermanos de La Salle.

Ambos laterales son iguales entre sí. Se organizan en cinco paños gemelos de los exteriores de la bambalina frontal, centrado entre los varales. En cada varal cuelgan dos borlones unidos entre sí por los extremos de un grueso cordón de hilo de oro.

Tanto el techo de palio, como el manto y los faldones son de terciopelo en color azul real, realizados por Ildefonso Jiménez en 2010 y que vinieron a sustituir las antiguas piezas realizadas por José Ramón Paleteiro en terciopelo rojo burdeos.

Comparte con tus amigos.